¿Qué impacto tiene la actividad de un Psicopedagogo en la realidad educativa?

En esta ponencia, la orientadora  Ana Cobos Cedillo-presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE)-aborda la realidad de la profesión y el rol del psicopedagogo en las aulas y fuera de ellas.
En la actualidad, parece que los conceptos orientación y ámbito educativo se han fusionado, de tal manera que son casi inseparables para la mayoría de los integrantes de la sociedad. Pero, si la labor del psicopedagogo es tan necesaria como parece, ¿cómo influye a la mejora de la realidad educativa?, ¿qué rol tiene un profesional de la psicopedagogía? y ¿cómo se enriquecen la orientación y el ámbito educativo?

Tratamiento psicopedagógico del TDAH

https://drive.google.com/drive/my-drive
Esta publicación es una obra colectiva y ha sido coordinada por el Dr. César Soutullo, director de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Clínica Universidad de Navarra(España).
El tratamiento psicopedagógico debe entenderse y proyectarse como un recurso psicoeducativo indispensable y necesario para responder adecuadamente a las necesidades educativas específicas que pueden presentar los alumnos con TDAH, a fin de alcanzar una intervención eficaz teniendo en cuenta que el aprendizaje no depende exclusivamente de factores individuales y que los problemas que aparecen en el contexto escolar habitualmente tienen un origen complejo y multifactorial (González Lajas JJ. 2012).
La orientación educativa y la intervención psicopedagógica son dos referentes conceptuales afines y necesarios entre sí, porque siempre que orientamos una acción psicoeducativa, lo hacemos interviniendo, y cada vez que intervenimos como resultado de dicho proceso, lo hacemos orientando.
Según la GPCM, los niños y adolescentes con TDAH precisan de un programa de intervención individualizado en la escuela que incluya aspectos académicos, conductuales, sociales y emocionales. Además, los programas deben implicar a la mayor parte del cuadro docente y contar con la familia u otros profesionales para facilitar su eficacia (GPCM, 2010).

Orden de 17 de marzo de 2015, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Primaria en Andalucía

https://drive.google.com/drive/my-drive
El Decreto 97/2015, de 3 de marzo, por el que se establece la ordenación y el currículo correspondiente a la Educación Primaria en la Comunidad Autónoma de Andalucía dispone en su artículo 5.7 que los elementos del currículo de esta etapa educativa serán concretados por orden de la persona titular de la Consejería competente en materia de educación.
Las enseñanzas de la Educación Primaria en Andalucía se basan en el desarrollo de las competencias claves que conforman el currículo con un enfoque interdisciplinar que facilite la realización de actividades y tareas relevantes, así como la resolución de problemas complejos en contextos determinados mediante aprendizajes significativos, funcionales y motivadores, considerando como elementos transversales, el fortalecimiento del respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y los valores que preparan al alumnado para asumir una vida responsable en una sociedad libre y democrática.
Los aprendizajes contenidos en las distintas áreas que conforman los bloques de asignaturas de la etapa de Educación Primaria en Andalucía se ordenan en torno a los objetivos de las mismas para la consecución de los objetivos de la etapa, expresados en términos de capacidades que se pretenden alcanzar. Estos son el núcleo sobre el que se articulan todos los elementos del currículo en la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Los centros docentes que imparten Educación Primaria en Andalucía disponen de autonomía pedagógica y organizativa para poder llevar a cabo modelos de funcionamiento propios. De esta manera se reconoce la capacidad y la responsabilidad de los centros y del profesorado en el desarrollo curricular, constituyendo una de las dimensiones más notorias de la autonomía profesional. Por otro lado, y considerando las necesidades de flexibilidad y adaptabilidad de las estructuras educativas a las demandas que exige la sociedad del conocimiento, son necesarias fórmulas de organización del currículo que permitan llevar a cabo con facilidad las adaptaciones de la cultura escolar a dicha sociedad.
La Educación Primaria se organizará de acuerdo con los principios de educación común y atención a la diversidad del alumnado, de modo que permita a éste alcanzar los objetivos de la etapa. A tales efectos, se pondrá especial énfasis en el tratamiento de las dificultades de aprendizaje tan pronto como se detecten, en la acción tutorial y la orientación educativa del alumnado y en la relación con las familias para apoyar el proceso educativo del alumnado.
Procede, en consecuencia, desarrollar el currículo que conforma esta etapa educativa, fijar el horario lectivo semanal y establecer orientaciones para el desarrollo de la autonomía curricular de los centros docentes.
En su virtud, a propuesta de la Secretaria General de Educación y de acuerdo con las facultades que confiere el artículo 44.2 de la Ley 6/2006, de 24 de octubre, del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía y la disposición final segunda del Decreto 97/2015, de 3 de marzo se dispone la siguiente la siguiente norma.