Amor a primera vista: ¿qué dice la ciencia?

¿Por qué nos enamoramos? ¿Y por qué sentimos atracción por unas personas y no por otras? Poner el amor bajo el microscopio de la ciencia, ese ha sido el objetivo de Helen Fisher, neurobióloga y antropóloga, profesora de investigación de la Rutgers University de New Jersey(Estados Unidos); la mayor experta del mundo en matrimonio, sexualidad y divorcio desde el punto de vista evolutivo, para lo que ha investigado a lo largo de su carrera a 58 sociedades de todo el planeta. También es de una de las antropólogas más prestigiosas de Estados Unidos y autora de los ensayos ‘Por qué amamos’, ‘Anatomía del amor’ y ‘La ciencia del amor’, entre otros.  “A lo largo de la historia, los seres humanos han sido capaces de componer canciones por amor, cantar por amor, bailar por amor. De vivir, morir y matar por amor”, explica. ¿Qué es lo que pasa entonces en el cerebro humano? Ella es la persona del mundo que más tiempo ha dedicado a estudiarlo desde la perspectiva de la neurobiología.

Para esta autora, el amor deriva de tres circuitos cerebrales: el deseo sexual, el amor romántico y el apego.

Esta entrada es un extracto de ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos?, publicada el 27-02-2020.

La neurociencia nos muestra nuevos caminos en la educación

El Neurobiólogo Rafael Yuste-Neurobiólogo, profesor de Ciencias Biológicas y Neurociencia en la Universidad de Columbia, e ideólogo del proyecto BRAIN-explica cómo este proyecto busca técnicas para observar todas las neuronas a la vez y ver las propiedades emergentes del cerebro a pantalla completa. “Una de mis pasiones es entender qué le pasa a tu cerebro cuando tienes un pensamiento; y para intentar averiguar cómo se aprende, necesitamos saber primero qué es un pensamiento”, sostiene Yuste.

Todo lo que se enseña en las escuelas y en el sistema educativo, no está encajado con la máquina que lo genera que es el cerebro. Tenemos una disociación entre la educación y la neurobiología, y evidentemente deberían estar conectadas. “Que se involucren emocionalmente es lo principal, ya que los componentes emocionales están anclados en el sistema nervioso y te ayudan a aprender”, afirma el Neurobiólogo. Yuste propone técnicas que favorecen el aprendizaje como la tutoría con los alumnos, la motivación, el contacto personal, la inspiración directa.

Para Yuste, el reto de la Neurobiología es entender cómo se genera el comportamiento en base a estos circuitos de neuronas, y construir así un sistema educativo adaptado al funcionamiento del cerebro. “Es posible que veamos en nuestras propias vidas cómo se descifra el cerebro, y por fin podremos educar a los niños de una manera más eficaz”.