Curiosidad y creatividad: dos claves para la ciencia

El cosmos, la antimateria, las partículas o el Bosón de Higgs… Son términos científicos que parecen alejados de nuestra realidad y que, muchas veces, nos resultan difíciles de entender. Pero hay científicos capaces de conducirnos en un viaje extraordinario a través de los misterios de la ciencia, haciéndonos comprender y descubrir. Uno de ellos es Alberto Casas González, doctor en Física, profesor e investigador del CSIC. Sus áreas de investigación son la física de partículas elementales y la cosmología. Ha trabajado en el CERN (Centro Europeo de Física de Partículas) de Ginebra y en las universidades de Oxford y California. También es autor de los libros de divulgación científica ‘El lado oscuro del universo’ (2013), ‘El LHC y la frontera de la física’ (2019) y ‘El cosmos y la materia oscura’ (2017), entre otros.

La ciencia, un motor para descubrir el universo

Para Alberto Casas González, “la ciencia es un ejercicio de creatividad fascinante”. Según explica el ponente-Doctor en Física y profesor de Investigación del CSIC. Sus áreas de investigación son la física de partículas elementales y la cosmología. Ha trabajado en el CERN (Centro Europeo de Física de Partículas) de Ginebra(Suiza) y en las universidades de Oxford (Reino Unido) y California (Estados Unidos). También es autor de los libros de divulgación científica ‘El lado oscuro del universo’ (2013), ‘El LHC y la frontera de la física’ (2019) y ‘El cosmos y la materia oscura’ (2017), entre otros- es impresionante lo que la ciencia ha llegado a descubrir sobre los misterios de la naturaleza a lo largo de los siglos: “Ahora sabemos qué son las estrellas, por qué lucen, cómo fue el origen del universo o por qué arde la madera”, añade. Sin embargo, “aún quedan muchas preguntas profundas sin responder, muchas incógnitas a las que la ciencia debe dar respuesta”, concluye.

¿Por qué no funcionan los premios y los castigos?

¿Por qué ya no funcionan las estrategias pedagógicas con las que nos enseñaron nuestros padres y abuelos? María Soto-autora del proyecto ‘Educa Bonito’ considerada una de las máximas representantes de la Disciplina Positiva en España, una metodología que apuesta por una crianza basada en la firmeza y la amabilidad, donde los límites se establecen sin usar premios ni castigos. Después de estudiar Logopedia y Psicología, María Soto se certificó como facilitadora para impartir talleres y cursos sobre Disciplina Positiva, que ha desarrollado en su proyecto y libro, ‘Educa Bonito’, con consejos y herramientas para una crianza y educación basadas en el respeto mutuo-expone las pautas de la disciplina positiva como herramienta educativa de prevención de conflictos.

“¿Qué es educar? Creo que tenemos demasiada información y demasiadas expectativas. Se nos ha olvidado la mirada desde la curiosidad y no hacemos caso a nuestras intuiciones, que realmente están ahí. Desde dónde educamos y para qué educamos es lo que van a recibir nuestros hijos. ¿Qué queremos? ¿Que nuestros hijos sientan que nos preocupamos por ellos o que nos ocupamos de ellos?”.

Entender la ciencia para entender la vida

En este vídeo, Pere Estupinyà-bioquímico y divulgador. Ha trabajado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos o el Banco Interamericano de Desarrollo. Lleva más de quince años dedicado a la comunicación científica y actualmente dirige y presenta el programa ‘El cazador de cerebros’ en TVE. También reflexiona sobre ciencia en el programa de radio ‘A vivir que son dos días’. Es autor de los libros ‘El ladrón de cerebros’, ‘Rascar donde no pica’ o ‘La ciencia del sexo’. En su última obra, ‘A vivir la ciencia’, nos invita a descubrirnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea a través de la ciencia-comparte su pasión por la ciencia. A través de experiencias, curiosas anécdotas, recuerdos de sus entrevistas e historias llamativas, Estupinyà nos sumerge en el método científico. Habla de temas tan diversos como la educación, la curiosidad o las fake news, para hacernos entender como la ciencia forma parte de nuestras vidas. Estupinyá nos invita a descubrirnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea a través de la ciencia.

La ciencia podría ser nuestro sexto sentido

En este vídeo, Pere Estupinyà-bioquímico y divulgador. Ha trabajado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos o el Banco Interamericano de Desarrollo. Lleva más de quince años dedicado a la comunicación científica y actualmente dirige y presenta el programa ‘El cazador de cerebros’ en TVE. También reflexiona sobre ciencia en el programa de radio ‘A vivir que son dos días’. Es autor de los libros ‘El ladrón de cerebros’, ‘Rascar donde no pica’ o ‘La ciencia del sexo’. En su última obra, ‘A vivir la ciencia’, nos invita a descubrirnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea a través de la ciencia-destaca la importancia del método científico, sus posibles aplicaciones y nos invita a reflexionar sobre los valores de la ciencia para la vida. El divulgador destaca la curiosidad de los científicos: “La curiosidad de conocer cómo funcionan las cosas y de ver lo invisible es el punto de partida de la ciencia”. Además, Estupinyà pone de manifiesto la magnitud de la rectificación para la ciencia: “Permite crear un conocimiento más confiable”, afirma. Y concluye: “Seamos capaces de rectificar en función de lo que vayamos aprendiendo”.

Cómo crecer sin perder la creatividad

Duncan Wardle-consultor independiente de Innovación y ‘Design Thinking’. Basándose en su experiencia, ayuda a introducir la cultura de la creatividad en las empresas. Algo que considera también aplicable al mundo de la educación-trabajó durante treinta años para una de las compañías más creativas del mundo: Disney. En este vídeo, insiste en la importancia de conectar de nuevo con el niño/a que fuimos. Como experto en creatividad, explica algunas claves para recuperar la creatividad en todos los ámbitos de nuestra vida.

Cómo la inteligencia artificial ayudará a los profesores

En este vídeo, Kai-Fu Lee-uno de los mayores expertos mundiales en inteligencia artificial. Presidente de Sinovation Ventures y expresidente de Google China, el ejecutivo taiwanés también ha sido parte de los equipos de Apple, SGI y Microsoft. En su último libro, ‘Superpotencias de la inteligencia artificial: China, Silicon Valley y el nuevo orden mundial’- analiza cómo las nuevas tecnologías pueden mejorar la labor educativa y el trabajo de los profesores. Crítico con la falta de adaptación tecnológica en las aulas, Lee sostiene que “la educación debería ser reiniciada”. El experto asegura que, al integrar la inteligencia artificial en las aulas, “el profesor podría ahorrar hasta un 40 o un 50 % de su tiempo”. El científico taiwanés apuesta por invertir ese tiempo en las relaciones interpersonales, “ese es el futuro de la educación”, sostiene. Y para que los niños estén preparados para un futuro laboral en el que la tecnología tendrá un gran impacto, propone un nuevo foco de la educación: “Deberíamos centrarnos en las tres C: curiosidad, pensamiento crítico y creatividad”.

Educar en el poder del ‘todavía’

¿Neurodidáctica, neuroeducación, neurociencia? ¿En qué se diferencian y cómo se puede aplicar los avances científicos al aprendizaje? Chema Lázaro-profesor del Máster de Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos(Madrid) y fundador de NIUCO, una iniciativa que apuesta por el cambio educativo basado en la aplicación de la neurociencia en el aprendizaje- describe en este vídeo su propia experiencia en el aula y cómo se puede aprovechar la plasticidad del cerebro para estimular a los alumnos. “Hay oportunidad de aprendizaje en cualquier momento de la vida, cualquier alumno puede aprender. Tirando de las emociones debemos hacer que todos los alumnos ‘quieran’ aprender”, afirma el profesor. Su propuesta consiste en utilizar la mentalidad de crecimiento. “Si no eres capaz de hacer algo… ya te digo yo que ‘todavía’.

Nunca le pidas a un niño que te preste atención

En este vídeo, Chema Lázaro-profesor del Máster de Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos(Madrid) y fundador de NIUCO, una iniciativa que apuesta por el cambio educativo basado en la aplicación de la neurociencia en el aprendizaje-explica las claves de las “redes atencionales” del cerebro. ¿Cómo se activa la atención de los alumnos? A través de la sorpresa, una buena narrativa, el juego, la cooperación, la curiosidad y el humor. “Al cerebro le encanta todo lo que tiene que ver con lo no rutinario. Si el cerebro sabe lo que va a pasar, no se activa. También se activa con las “disonancias cognitivas”, aquello que sorprende, como las obras de Escher, con escaleras que no sabes si van o vienen. Debemos “secuestrar” la atención de los alumnos en el aula y nunca volver a pedirla”, explica el profesor.

¿Estudio lo que me gusta o lo que pueda darme un trabajo?

En este vídeo, Nuccio Ordine-profesor de Literatura en la Universidad de Calabria (Cosenza), Italia-reivindica la pasión como una guía para la vida. “Cuando escoges qué estudiar pensando en el trabajo, cometes un error enorme”, asegura. Ordine anima a los jóvenes a construir su propio destino “porque cuando te levantas por la mañana y vas a hacer algo que te hace feliz, porque esta es mi pasión, yo esto no lo cambiaría por todo el oro del mundo”, concluye.

Este escritor, filósofo y humanista es uno de los mayores expertos en el Renacimiento y en el pensamiento de Giordano Bruno y reivindica los clásicos como la mejor escuela para la vida. Su libro superventas “La utilidad de lo inútil”, es un manifiesto humanista que ha sido traducido a más de veinte idiomas.

No habrá paz sobre la Tierra si no estamos en paz con la infancia

El escritor, músico y lutier André Stern-hijo del pensador e investigador Arno Stern, nunca fue a la escuela-en este vídeo plantea la necesidad de un cambio en la actitud hacia la infancia, no un cambio de metodología en la educación de los niños.

“Tenemos una sociedad montada, en la que pensamos que el niño es la etapa cero del desarrollo humano. Por eso, en los primeros años de nuestra vida, perdemos la inmensa mayoría de nuestro potencial. Al final del desarrollo, cuando hemos perdido todo ese potencial, ¿qué queda? Un adulto”. Stern sugiere que cambiemos el discurso hacia los niños y desterremos el “No eres lo suficientemente bueno”, porque esto cambiará el mundo y beneficiará tanto la infancia como la Humanidad.

Autor de libros como ‘Jugar’ y ‘Yo nunca fui a la escuela’, y director del Instituto Arno Stern y de la iniciativa ‘Hombres para mañana’, André Stern propone una filosofía educativa que respete la curiosidad y capacidades innatas de los niños, para permitir el desarrollo de su potencial y autoaprendizaje. “La neurociencia ha descubierto recientemente que el cerebro se desarrolla según el uso que le demos, pero cuando lo usamos con entusiasmo. Es extraordinario que la neurobiología nos dé la evidencia de lo que todo sabemos: el entusiasmo nos vuelve genios. Esa emoción hace crecer cada vez más nuestro conocimiento y, al final, somos extremadamente competentes. No intentemos introducir conceptos en nuestros hijos; veamos qué sale de ellos”, concluye.

Las pantallas perjudican la atención de los niños

En esta ponencia, Catherine L´Ecuyer-divulgadora e investigadora educativa-se muestra especialmente preocupada por la relación entre la infancia y la tecnología. Admiradora de la pedagoga María Montessori, sostiene que en la educación hay que priorizar el descubrimiento y la invención. Según esta autora, “la mejor preparación para el mundo online es el mundo real”, un escenario en el que el rol de los profesores es clave: “Los maestros encienden la curiosidad con pasión, afecto, intuición y sensibilidad. No hay dispositivo electrónico que iguale eso”, explica.