Las cuatro palabras mágicas de la educación

En esta ponencia, Gregorio Luri Mercader-maestro, filósofo y escritor-reflexiona sobre el papel de padres y madres y deja un mensaje realmente reconfortante: “todo niño tiene derecho a unos padres tranquilos e imperfectos”. Para Luri, la buena educación ha de incluir las palabras mágicas “por favor”, “gracias”, “perdón” y “confío” y la persona bien educada es aquella que sabe corresponder el amor que ha recibido. Con muchísimo sentido común este filósofo, padre imperfecto confeso, nos advirtió en contra de la aspiración de ser un padre perfecto y subrayó que “nuestro hijo, para acabarse de construir, necesita de la confianza que solo nosotros podemos darle”. Y, como defensor acérrimo de la familia normal, Luri nos llegó a preguntar entre risas si nos creemos mejores o mejores padres que los Simpson.