Efectos de un programa piloto de desarrollo cognitivo ‘teoría de la mente’ en tres niños con autismo: componente emocional

https://drive.google.com/drive/my-drive

 

Esta publicación ha sido realizada por Cristian Villanueva-Bonilla y Jasmín Bonilla-Santos, pertenecientes al Grupo de Investigación Dneuropsy y Fernanda Arana-Guzmán, Ingrid Ninco-Cuenca, Andrea Quintero-Lozano, componentes de la Universidad Surcolombiana de Neiva(Colombia).

La teoría de la mente se define como la capacidad para predecir, comprender y actuar frente a la conducta de otras personas, sus conocimientos, sus intenciones, sus emociones y sus creencias. En este trabajo, los autores se plantean una alternativa viable para establecer un programa adaptado a las características de los niños diagnosticados con trastorno del espectro autista.
Se describe el efecto de un programa piloto de desarrollo cognitivo ‘teoría de la mente’ en las habilidades emocionales de tres niños con trastorno del espectro autista. Caso 1: niño de 9 años, con escasa identificación y expresión emocional, así como dificultades para mantener conversaciones fluidas y coherentes. Caso 2: niño de 10 años, con lenguaje mecánico, poco fluido, y dificultades para iniciar y mantener una conversación. Caso 3: niña de 8 años que presenta déficits en las conductas comunicativas no verbales usadas en la interacción social y dificultades para adaptarse a situaciones no cotidianas. En los tres casos se presenta mejoría de las capacidades emocionales posterior a la implementación del programa; además, los padres, docentes o terapeutas percibieron cambios positivos en las habilidades adaptativas de los niños.
A modo de conclusión, se destaca que los aspectos metodológicos y estructurales del programa de desarrollo cognitivo fueron adecuados para los niños con autismo participantes de la investigación. Debido al carácter preliminar del estudio, se sugiere para futuras investigaciones una muestra mayor y un diseño doble ciego con aleatorización caso/control que permitan la generalización de los resultados.

Síndrome de Asperger

En esta entrada se pretende determinar qué tipo de pruebas son necesarias utilizar para delimitar y encuadrar, tras una evaluación psicopedagógica y su correspondiente informe, el Síndrome de Asperger. Para ello es conveniente definir conceptualmente de qué hablamos.
La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), contempla en el Título II(denominado Equidad en la Educación), al alumnado con Necesidad Específica de Apoyo Educativo(NEAE) entre el que se encuentra los alumnos con Necesidades Educativas Especiales-al que dedica la Sección Primera, que abarca los artículos 73 a 76 de dicha disposición normativa-como aquél que requiera, por un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas específicas derivadas de discapacidad o trastornos graves de conducta, y la escolarización se regirá por los principios de normalización e inclusión.
El Diccionario de la Lengua Española, en su vigésima segunda edición, recoge que el vocablo síndrome proviene del griego συνδρομή, concurso; se entiende que es el conjunto de síntomas característicos de una enfermedad.
Pero ¿cuáles son las características que definen este síndrome?
En la DSM-IV-TR se recogen los siguientes criterios para el diagnóstico del F84.5 Trastorno de Asperger (299.80):
A. Alteración cualitativa de la interacción social, manifestada al menos por dos de las siguientes características:
1. importante alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social.
2. incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros apropiadas al nivel de desarrollo del sujeto.
3. ausencia de la tendencia espontánea a compartir disfrutes, intereses y objetivos con otras personas (p. ej., no mostrar, traer o enseñar a otras personas objetos de interés).
4. ausencia de reciprocidad social o emocional.

B. Patrones de comportamiento, intereses y actividades restrictivos, repetitivos y estereotipados, manifestados al menos por una de las siguientes características:
1. preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos que son anormales, sea por su intensidad, sea por su objetivo.
2. adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.
3. manierismos motores estereotipados y repetitivos (p. ej., sacudir o girar manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo).
4. preocupación persistente por partes de objetos.

C. El trastorno causa un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, laboral y otras áreas importantes de la actividad del individuo.

D. No hay retraso general del lenguaje clínicamente significativo (p. ej., a los 2 años de edad utiliza palabras sencillas, a los 3 años de edad utiliza frases comunicativas).

E. No hay retraso clínicamente significativo del desarrollo cognoscitivo ni del desarrollo de habilidades de autoayuda propias de la edad, comportamiento adaptativo (distinto de la interacción social) y curiosidad acerca del ambiente durante la infancia.

F. No cumple los criterios de otro trastorno generalizado del desarrollo ni de esquizofrenia.

El informe de evaluación psicopedagógica contendrá, al menos, los siguientes apartados:
a) Datos personales y escolares del alumno.
b) Datos de la evaluación psicopedagógica.
c) Estilo de aprendizaje y motivación para aprender.
d) Valoración del nivel de competencia curricular.
e) Información relevante sobre el entorno escolar, familiar y social del alumno.
f) Determinación de las NEAE.
g) Orientaciones al profesorado y a la familia o representantes legales del alumno.

Los instrumentos a utilizar serían:
Entrevista con la familia.
Entrevista con el alumno.
Estilo de aprendizaje y motivación para aprender.
Nivel de competencia curricular.
WISC-IV.
BAS-II, Escalas de aptitudes intelectuales.
PMA.
DAT-5, Test de aptitudes diferenciales 5.
-MSCA, Escalas McCarthy de aptitudes y psicomotricidad para niños.
-K-ABC Batería de evaluación de Kaufman para niños.
-Scholastic and College Ability Test(SCAT).
-BASC-Sistema de Evaluación de la Conducta de Niños y Adolescentes.
-BAS, Batería de Socialización.
Entre las pruebas específicas, se pueden utilizar:
Escala Australiana para el Síndrome de Asperger.
CAST, Test Infantil del Síndrome de Asperger.

Teoría de la Mente en un caso de autismo: ¿cómo entrenarla?

https://docs.google.com/file/d/0B6e-roRyz00jOUFOVk5NaFVDRHc/edit

En este estudio-realizado por María Jesús Martín García, perteneciente al Centro de Psicología MG, Inmaculada Gómez Becerra, profesora Titular del Departamento de Psicología de la Universidad de Almería(España) y María José Garro Espín, miembro del COI-Autismo-los autores entienden que la Teoría de la Mente es una habilidad metacognitiva que en muchos casos se supone deficitaria en el autismo. Se presenta un estudio clínico con un niño diagnosticado de autismo, en el que se comprueba la efectividad de un protocolo de entrenamiento de las pruebas de falsas creencias, que se considera miden la Teoría de la Mente. Básicamente, el protocolo incorpora una serie de ayudas verbales (como enfatizar los elementos de las narraciones que indican cambios situacionales o temporales), se entrenan múltiples ejemplos, se amplían las pruebas incorporando objetos o juegos más cercanos a la vida cotidiana del niño, se aplican consecuencias diferenciales que permitan discriminar lo correcto de lo incorrecto y se proporciona feedback descriptivo. Los resultados reflejan cómo el protocolo de entrenamiento consigue el máximo nivel de respuestas correctas en las pruebas y el niño generaliza la habilidad de tomar perspectiva a su contexto natural.

Manual de atención al alumnado con NEAE derivadas de Tastornos Generales del Desarrollo

Fuente: cermiaragon.es

https://drive.google.com/drive/my-drive?ltmpl=drive

Es una publicación de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía(España). En esta guía se centra la atención sobre el alumnado con Trastornos Generales del Desarrollo, al que actualmente se le viene denominando Trastorno del Espectro Autista (en adelante, TEA), ya que recoge un cuadro clínico que no es uniforme, que oscila en un espectro de mayor a menor afectación; varía con el tiempo y se encuentra influido por otros factores como el funcionamiento intelectual, el nivel comunicativo, las alteraciones de conducta… El concepto de TEA trata de recoger esta diversidad, reflejando la realidad que nos encontramos a nivel clínico, social y educativo.
Se puede definir el trastorno como una perturbación grave y generalizada de varias áreas del desarrollo: trastornos de la relación social, trastorno de la comunicación (expresión y comprensión del lenguaje) y falta de flexibilidad mental con comportamientos, intereses y actividades estereotipadas.
Este Manual se publica para facilitar un primer acercamiento de toda la comunidad educativa a los TEA y con la finalidad proporcionar pautas de Intervención y estrategias a, profesionales y familias que tienen contacto con este sector del alumnado; dando la oportunidad de profundizar a través de la bibliografía, páginas web, direcciones de interés y difundiendo ejemplos de buenas prácticas educativas.

Trastornos generalizados del desarrollo

La Dra. Amparo Morant Gimeno, neuropediatra del Hospital Infantil La Fe de Valencia(España), considera que cuando se menciona la terminología Trastornos generalizados del desarrollo nos referimos a una serie de categorías con tres grupos de manifestaciones comunes a todas ellas: trastorno de la relación social; trastorno de la comunicación, incluyendo expresión y comprensión del lenguaje; y falta de flexibilidad mental, que condiciona un espectro restringido de conductas y una limitación en las actividades que requieren cierto grado de imaginación.
Los Trastornos Generalizados del desarrollo (en adelante, TGD) incluyen el Trastorno autista, el Trastorno de Rett, el Trastorno desintegrativo infantil, el Trastorno de Asperger y el Trastorno generalizado del desarrollo no especificado.
trastornos_generalizados_del_desarrollo

Guía para la atención del alumnado con Trastornos del Espectro Autista(TEA)

Fuente:aprender-enseniar.blogspot.com

 

Es una publicación de la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía. En esta guía se centra la atención sobre el alumnado con Trastornos del Espectro Autista, es decir, niños o niñas autistas o con rasgos próximos a este síndrome. Se trata de un grupo de escolares que necesita una respuesta educativa muy estructurada y planificada, que ha de ser desarrollada y evaluada de un modo muy organizado y sistemático. La respuesta educativa incluye, entre otras actuaciones, la detección precoz del trastorno; la valoración del grado de desarrollo de sus capacidades y Necesidades Educativas Especiales; la propuesta de escolarización lo más acorde posible con dichas necesidades específicas; la adaptación del currículo en función de las necesidades educativas, de las competencias curriculares y el estilo de aprendizaje que presenten el alumnado; así como la determinación de los apoyos y recursos ordinarios y especializados que son necesarios.
guxa_para_la_atencixn_educativa_al_alumnado_con_trast_espectro_autista.pdf