¿Cómo afecta el metilfenidato a circuito de activación por defecto? Revisión sistemática

https://drive.google.com/drive/my-drive

Esta publicación ha sido realizada por el Dr. Pedro Henriques Santos del Servicio de Psiquiatría Infantil y Adolescente del Centro Hospitalar e Universitário de Coimbra(Portugal).

El metilfenidato es un fármaco ampliamente usado como tratamiento del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) y otros trastornos neuropsiquiátricos. La dificultad para mantener la atención de forma prolongada y la deficiente ejecución de tareas que caracterizan a tales trastornos se han vinculado a la disfunción del circuito de activación por defecto –default mode network (DMN, por sus siglas en inglés)–, revelado en estudios de resonancia magnética funcional. En los individuos sanos, el DMN y la red orientada a tareas (task-positive network) presentan una relación inversa. Se ha planteado que el metilfenidato revertiría la escasa desactivación del DMN durante la ejecución de tareas que caracteriza a los trastornos de la atención y del control inhibitorio, normalización que a su vez mejoraría la ejecución de las tareas.
Pacientes y métodos. Con objeto de examinar la hipótesis de que este fármaco propicia tal desactivación, se llevó a cabo una revisión sistemática de la bibliografía.
Resultados. Doce estudios se incluyeron finalmente en la revisión. Para ello, debían haber medido los efectos de la administración del metilfenidato sobre la actividad del DMN. Once estudios mostraron indicios de mejora atribuible al metilfenidato en áreas cerebrales vinculadas a dicho circuito. Los resultados indican la normalización de los circuitos cerebrales en los pacientes con disfunción del DMN.
Conclusiones. Los hallazgos preliminares ofrecen indicios sólidos de que el metilfenidato mejora la disfunción del DMN presente en el TDAH y otros trastornos neuropsiquiátricos. Se precisan nuevos estudios que diluciden los pormenores de este efecto y mejoren la comprensión sobre los mecanismos de acción del metilfenidato

No, no tienes que beber ocho vasos de agua al día

http://elpais.com/elpais/2015/08/27/ciencia/1440668628_948933.html
Aaron E. CarrollEste es un artículo de Aaron E. Carroll, catedrático de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana(Estados Unidos). En el mismo, el autor aborda el mito de que hay que beber ocho vasos de agua al día; ya que es falso. No hay ninguna evidencia científica que lo respalde.
Aaron considera que  no existe una recomendación formal respecto a la cantidad de agua diaria que las personas necesitan. Esa cantidad, obviamente, varía en función de una serie de variables: de la alimentación, del lugar donde vive, del peso corporal y de la actividad física.

Se puede obtener más información en: http://www.hchp.info/

Programa sobre alimentación para Educación Primaria

Fuente: http://www.nutricion.pro

?tab=wo&authuser=0#my-drive
Este programa ha sido realizado en colaboración por las Consejerías de Educación y la de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía. La finalidad del mismo es la de fomentar la sensibilización del alumnado sobre la importancia de la alimentación y del ejercicio físico para su salud. Igualmente proporciona al profesorado información y recursos para trabajar en el aula este aspecto tan importante para la salud de la población escolar y general.

Test de APGAR


viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B6e-roRyz00jMWI1MGE2YTgtMjI4NS00ZGJiLWFlMDItMGYzOWE5YTg2NGE5&hl=en
El test de Apgar es el examen clínico que se realiza al recién nacido después del parto, en donde el pediatra, neonatólogo o matrona realiza una prueba en la que se valoran 5 parámetros para obtener una primera valoración simple (macroscópica), y clínica sobre el estado general del neonato. Este test lleva el nombre por Virginia Apgar, anestesióloga, especializada en obstetricia, quien ideó el examen en 1952 en el Columbia University´s Babies Hospital(Nueva York, Estados Unidos). Cuando la prueba se estandarizó, las categorías cambiaron de nombre para formar el acrónimo APGAR: Apariencia (color); Pulso (frecuencia cardíaca); Gestos (respuesta ante estímulos o irritabilidad refleja); Actividad (tono muscular); y Respiración.