Un caso de Alta Capacidad Intelectual

En primer lugar, es conveniente delimitar de qué estamos hablando. Existen numerosas definiciones sobre esta denominación. En la Comunidad Autónoma de Andalucía, se entiende que un alumno presenta Altas Capacidades Intelectuales(en adelante, AACCII) cuando maneja y relaciona múltiples recursos cognitivos de tipo lógico, numérico, espacial, de memoria, verbal y creativo, o bien destaca especialmente y de manera excepcional en el manejo de uno o varios de ellos. El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía(BOJA), de 17 de octubre 2011, recoge el Acuerdo de 4 de octubre de 2011, del Consejo de Gobierno, por el que se aprueba el Plan de Actuación para la Atención Educativa al Alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo por Presentar AACCII en Andalucía. El mencionado plan diferencia los siguientes perfiles de alumnado:
.Sobredotación intelectual.
.Talento simple.
.Talento complejo.
¿Cómo se identifica la Alta Capacidad Intelectual? Para esta tarea hemos de tener en cuenta que “las técnicas e instrumentos de evaluación empleados deben ser coherentes con los constructos de inteligencia y alta capacidad intelectual. Las dimensiones que impliquen dicho concepto definirán las variables a medir, las técnicas a emplear y la propia situación de medida.” (adaptado de Rayo Lombardo, 2001, 89). Por consiguiente, resulta difícil encontrar un test que pueda valorar todas las habilidades que consideramos del perfil del alumnado con AACCII; como difícil es también encontrar uno que mida todas las habilidades o aptitudes que puedan integrar una compleja habilidad o macroproceso, lo que nos obligará a utilizar varias pruebas. Por otra parte, debemos asumir que el desarrollo de una habilidad específica es producto de la herencia y del ambiente. En este sentido el alumnado con sobredotación como cualquier otro ser humano, hasta cierto punto, se hace, y en ese hacerse intervienen la familia, el contexto social y el contexto educativo. Por ello, planteado de modo general, el proceso de enseñanza-aprendizaje para el alumnado con AACCII no necesariamente tendría que ser distinto al seguido con niños y niñas de inteligencia normal, puesto que en ambos casos se trata de abordar sus necesidades (Calero García y Gómez, 2007).
La identificación de un alumno de Necesidades Específicas de Apoyo Educativo asociadas a condiciones personales de Alta Capacidad Intelectual consta de tres fases:
.Fase primera. Nominación de familias y profesorado. Se utilizan los siguientes instrumentos:
-Cuestionario de AACCII para las familias.
-Cuestionario para tutores.

.Segunda fase. Screening. Se pueden utilizan los siguientes instrumentos:
RIST, Test de Inteligencia breve de Reynolds.

K-BIT, Test Breve de Inteligencia de Kaufman.

Test de Matrices Progresivas de Raven.

Tercera fase. Evaluación psicopedagógica. Se pueden utilizar:

RIAS, Escalas de Inteligencia de Reynolds.

TIG-2.

Escala de Inteligencia de Stanford-Binet.

BAT-7, Batería para la evaluación de aptitudes.

Test de Aptitudes Diferenciales(DAT-5).

EFAI-Inteligencia general y factorial.

BAS-II, Escalas de aptitudes intelectuales.

TONI-2, Test de inteligencia no verbal.

PMA.

K-ABC Batería de evaluación para niños de Kaufman.

WPPSI III.

W.I.S.C. IV.

IGF.

BADyG.

Pruebas de evaluación de la creatividad.

Pruebas de evaluación de la memoria.

Pruebas de evaluación sociopersonal.

Una vez efectuada la evaluación psicopedagógica hay que realizar un informe de evaluación psicopedagógica, que deberá contener, al menos, los siguientes epígrafes:
a) Datos personales y historia escolar del alumno.
b) Contexto sociofamiliar.
c) Datos de la evaluación psicopedagógica.
d) Identificación de las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo(NEAE).
e) Propuesta de apoyos y adaptaciones.
f) Información relevante del alumno(nivel de desarrollo en los ámbitos: cognitivo, motórico, sensorial, comunicativo y lingüístico y socio-afectivo; estilo de aprendizaje y motivación; y nivel de competencia curricular).
g) Orientaciones al profesorado para la organización de la respuesta educativa sobre los aspectos más relevantes a tener en cuenta en el proceso de enseñanza/aprendizaje.
h) Recursos bibliográficos.
i) Orientaciones para el asesoramiento a los representantes legales sobre los aspectos más relevantes del contexto familiar y social que inciden en el desarrollo del alumno y en su proceso de aprendizaje. Se incluirán aquellas sugerencias acerca de las posibilidades de cooperación de los representante legales con el centro educativo.

Anuncios

Un caso de dislexia evolutiva

En primer lugar, es conveniente delimitar de qué estamos hablando. Existen numerosas definiciones sobre esta denominación. La Asociación Internacional de Dislexia(2003) entiende que es “Un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico, que se caracteriza por las dificultades en el reconocimiento exacto y fluido de palabras. Esas dificultades generalmente son el resultado de un déficit en el componente fonológico del lenguaje, que es inesperado de acuerdo con las habilidades cognitivas y con la provisión de una instrucción efectiva en el aula y que las consecuencias secundarias pueden incluir problemas en la comprensión lectora y una experiencia lectora reducida que puede impedir la adquisición de vocabulario y de conocimientos previos”.
¿Cómo se evalúa la dislexia evolutiva? La identificación de un alumno con Dificultad Específica de Aprendizaje(en adelante, DEA) debe comenzar con el examen de los parámetros de selección recogidos en los principales sistemas diagnósticos: el DSM-IV-TR (APA, 2002) y la CIE-10 (OMS, 1992).
Soriano(2006) recoge tres fases:
FASE 1.- Análisis de factores de exclusión y de la presencia de factores de riesgo de DEA: Historial clínico y evolutivo; Historia médica; Historia familiar; e Historial académico.

FASE 2.- Análisis de indicadores positivos de DEA y de problemas asociados:
.Inteligencia Normal: CI superior a 80.
.Bajo Rendimiento Académico con prueba normalizada de aplicación individual:
-Dos o más desviaciones típicas por debajo de la media.
-Igual o inferior al Percentil 25.
-Dos cursos por debajo de la media.
– Evaluación de posibles problemas asociados.

FASE 3.- Toma de Decisiones.

Entre los instrumentos a utilizar tenemos:
Protocolos de detección en dislexia(para Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato).
-Tests de detección de la dislexia:
.Test LEE.
.DST-J, Test para la detección de la dislexia en niños.
.SICOLE-R Primaria.
-Pruebas específicas:
.Inteligencia general y aptitudes específicas.
.Evaluación de la Lectura:
*PROLEC-R.
*PROLEC-SE.
*BECOLE.
*Escalas Magallanes de Lectura y Escritura, EMLE.
.Evaluación de la Memoria.
*Índice de Memoria de Trabajo del test WISC-IV.
*TOMAL, test de memoria y aprendizaje.
*MY- Test de Memoria
.Evaluación de la Conciencia Fonológica:
*Test de Habilidades Metalingüísticas.
*Prueba para la Evaluación del Conocimiento Fonológico(PECO).
Una vez efectuada la evaluación psicopedagógica hay que realizar un informe de evaluación psicopedagógica, que deberá contener, al menos, los siguientes epígrafes:
a) Datos personales y historia escolar del alumno.
b) Contexto sociofamiliar.
c) Datos de la evaluaci‘ón psicopedagógica.
d) Identificación de las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo(NEAE).
e) Propuesta de apoyos y adaptaciones.
f) Información relevante del alumno(nivel de desarrollo en los ámbitos: cognitivo, motórico, sensorial, comunicativo y lingüístico y socio-afectivo; estilo de aprendizaje y motivación; y nivel de competencia curricular).
g) Orientaciones al profesorado para la organización de la respuesta educativa sobre los aspectos más relevantes a tener en cuenta en el proceso de enseñanza/aprendizaje.
h) Recursos bibliográficos.
i) Orientaciones para el asesoramiento a los representantes legales sobre los aspectos más relevantes del contexto familiar y social que inciden en el desarrollo del alumno y en su proceso de aprendizaje. Se incluirán aquellas sugerencias acerca de las posibilidades de cooperación de los representante legales con el centro educativo.

Un caso de Maltrato Infantil

En primer lugar, es conveniente delimitar de qué estamos hablando. Se entiende por maltrato infantil cualquier acci‘ón, omisión o trato negligente, no accidental, por parte de los padres, cuidadores o instituciones, que comprometa la satisfacción de las necesidades básicas
del menor e impida o interfiera en su desarrollo físico, psŒíquico y/o social.
El Art. 6 del Decreto 3/2004, de 7 de enero, por el que se establece el sistema de información sobre maltrato infantil de AndalucŒía recoge que ” Los datos incorporados al Sistema de informaci‘ón sobre maltrato infantil de Andalucía tendrán la consideraci‘ón de datos de carácter personal, y en consecuencia, se regirán por lo dispuesto de la Ley Orgáica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protecci‘ón de Datos de Carácter Personal, garantizándose la confidencialidad, seguridad e integridad de los mismos y su utilizaci‘ón para los fines que constituyen su objeto”.
Estas situaciones resultan especialmente complejas y dificiles, por diferentes causas, de abordar.Por ello, como orientador, considero que es importante seguir una serie de recomendaciones o sugerencias. Es importante:
-Mantener la calma.
-Acudir a la normativa que regula la intervención en este asunto.
-Actuar como marca el protocolo.
-Recopilar información y documentación.
-Ser discreto.
-Mantener la privacidad ante el caso.
-Evitar dilaciones innecesarias.
Para que la intervención pueda ser efectiva, puede ser interesante leer y consultar algunos documentos tales como:
Decreto 3/2004, de 7 de enero, por el que se establece el sistema de informaci‘ón sobre maltrato infantil de AndalucíŒa.
Hoja Maltrato Infantil en Andalucía.
Manual de instrucciones para la cumplimentación de la hoja del Sistema de Información sobre el Maltrato Infantil en Andalucía(SIMIA).
Orden de 20 de junio de 2011, por la que se adoptan medidas para la promoción de la convivencia en los centros docentes sostenidos con fondos públicos y se regula el derecho de las familias a participar en el proceso educativo de sus hijos e hijas.