ETPOEP

El Equipo Técnico Provincial para la Orientación Educativa y Profesional (en adelante, ETPOEP) es un órgano colegiado de gobierno de la orientación educativa, a nivel provincial.
El ETPOEP-en la Comunidad Autónoma Andaluza-está compuesto por un coordinador provincial, un coordinador del área de orientación vocacional y profesional, un coordinador del área de atención a las necesidades educativas especiales, un coordinador del área de compensación educativa, un coordinador del área de apoyo a la función tutorial del profesorado y de asesoramiento sobre convivencia escolar y un coordinador del área de recursos técnicos.
Los coordinadores provinciales de los ETPOEP son nombrados, por el procedimiento de libre designación, por la persona titular de la Consejería de Educación y Ciencia, a propuesta de la persona titular de la Delegación Provincial, previa convocatoria pública, desempeñando su función en régimen de comisión de servicios.
Las funciones del ETPOEP, están recogidas en el Art. 17 del Decreto 213/ 1995, de 12 de septiembre, y son las siguientes:
a) Colaborar con los servicios de la Consejería de Educación y Ciencia en la planificación, desarrollo y evaluación de las actuaciones de los Equipos de Orientación Educativa y de los Departamentos de Orientación.
b) Impulsar y coordinar las actuaciones de los Equipos de Orientación Educativa de la provincia en las diferentes áreas de trabajo y de los Departamentos de Orientación, posibilitando el intercambio de experiencias y la elaboración de materiales y documentos de orientación educativa e intervención psicopedagógica.
c) Proponer planes de formación permanente para los profesionales de los Equipos de Orientación Educativa y Departamentos de Orientación, en el marco del plan provincial de formación permanente del profesorado, y colaborar en su desarrollo y evaluación.
d) Determinar las líneas de actuación prioritarias de la provincia en lo relativo a la planificación, desarrollo y evaluación de actuaciones y programas relacionados con las distintas funciones de los Equipos de Orientación Educativa, de acuerdo con las directrices de la Consejería de Educación y Ciencia.
e) Colaborar con los servicios de la Consejería de Educación y Ciencia en lo relativo a la planificación, educativa de los medios y recursos necesarios para la atención a la diversidad de los alumnos y alumnas, particularmente en el área de las necesidades educativas especiales y de la compensación educativa.

Anuncios

A los 100 años de la orientación:de la orientación profesional a la orientación psicopedagógica

edit
La orientación como actividad educativa tiene sus inicios en Estados Unidos, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Entre los pioneros podemos destacar, entre otros, a G. Merrill, Parsons, Davis y Goodvin, que desarrollan sus actividades en diferentes ciudades y estados de aquel país.
Muchos autores han convenido en fijar el acta de nacimiento de la orientación en 1908 con la fundación del Vocational Bureau en la ciudad de Boston y con la publicación de Chooisin vocation, en donde aparece por vez primera, la terminología Orientación vocacional.. Por este motivo, los autores de esta publicación-Nuria Pérez Escoda, Rafael Bisquerra Alzina, profesores de la Universidad de Barcelona, y Gemma Filella Guiu, de la Universidad de Lérida(España)-consideran que es el momento de realizar un recorrido histórico por esta disciplina.

Orientación educativa: fundamentos teóricos, modelos institucionales y nuevas perspectivas

viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B6e-roRyz00jNjg2MGY1OWYtMmQ2OC00Nzg0LTkwZTItZGFjNGNjNDkxZTQ3&hl=es
Esta es una publicación del Centro de Investigación y Documentación Educativa(CIDE) del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte de España.
Este volumen pretende coadyuvar a satisfacer las necesidades de información, formación y actualización de los orientadores. Con esta finalidad la obra recoge información actualizada sobre aquellos contenidos que se han considerado más relevantes en la orientación educativa. El documento consta de cuatro partes (orígenes, concepto y modelos de orientación; estructuras institucionales de orientación educativa; áreas y contextos de intervención; y nuevas perspectivas en la orientación) y se desglosa a la largo de diez capítulos.
En el capítulo 1 trata el marco histórico-en España, Europa y Estados Unidos-y conceptual de la orientación educativa.
Un recorrido por los distintos enfoques y modelos de intervención psicopedagógica en la orientación es el contenido del capítulo 2.
El capítulo 3 está dedicado a los modelos y y estructuras institucionales de la orientación educativa.
A la orientación en la atención a la diversidad, los procesos de enseñanza/aprendizaje y la acción tutorial se encomienda el capítulo 4.
El capítulo 5 se dedica a la orientación académico-profesional.
El desarrollo psicosocial se aborda en el capítulo 6.
El capítulo 7 se dedica a la intervención en el contexto sociocumunitario.
A la sociedad de la información e intervención psicopedagógica se encomienda el capítulo 8.
En el capítulo 9 se aborda el enfoque intercultural en la orientación.
A la formación, competencias, ética profesional, y código deontológico de los profesionales de la orientación se dedica el último capítulo.

Orientación educativa

La orientación como actividad educativa tiene sus inicios en Estados Unidos, entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Entre los pioneros podemos destacar, entre otros, a G. Merrill, Parsons, Davis y Goodvin, que desarrollan sus actividades en diferentes ciudades y estados de aquel país.
La actuación llevada a cabo por estos y otros autores pronto se expande por Europa, queriendo llevar a cabo similares iniciativas en el viejo continente.
La orientación, en general, y la educativa, en particular, se hace muy necesaria hoy. La época en que vivimos es de continuos cambios y transformaciones que provocan una falta de referencias y de elementos que puedan servir de asideros permanentes. A la persona le resulta cada vez más difícil conocerse a sí mismo, relacionarse satisfactoriamente en el medio en que se desenvuelve, y conocer cual y cómo va a ser su actividad en el futuro. Este estado de inquietud y ansiedad hace que lleve a demandar ayuda a personal especializado con el fin de realizar una adecuada introspección, mejorar sus relaciones interpersonales, conocer el mundo del trabajo y perspectivas de empleo, ser eficiente en su empleo y, por encima de todo, dar sentido a su vida en consonancia con sus aptitudes, intereses y expectativas.
La orientación escolar es, desde el punto de vista del alumnado, un derecho que debe plasmarse en un conjunto de acciones y servicios que ofrece el sistema educativo con el fin de favorecer la calidad y mejora de la enseñanza.
La orientación educativa pretende optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje mediante el asesoramiento al alumnado a lo largo de toda su escolaridad y canalizar convenientemente al discente, hacia el mundo laboral.
La orientación educativa permite que sea la escuela quien se adapte a los educandos y no al revés, como ha sucedido habitualmente.
La orientación, en general, y la tutoría, en particular, adquieren diversos matices en el discurrir del alumno por las diferentes etapas educativas. En la educación infantil atenderá prioritariamente a la adaptación a la escuela, socialización, prevención y anticipación a la aparición de dificultades de aprendizaje e inicio en hábitos de autonomía personal. En la educación primaria, en el desarrollo de hábitos de autonomía, crecimiento personal, hábitos y técnicas de aprender a aprender, valoración e inervención en el alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) y orientación académica. En educación secundaria los aspectos mas relevantes a tener en cuenta son el afianzamiento en técnicas de trabajo intelectual, el asesoramiento sobre los distintos itinerarios educativos y la orientación profesional y laboral.
La orientación se concibe como un proceso, es decir un camino o itinerario a transitar de manera individual por parte del alumnado, con la guía permanente del docente.
La orientación educativa hace referencia a los procesos de aprendizaje/enseñanza, a posibles itinerarios de los alumnos y a las opciones que se han de tomar respecto a salidas alternativas. La educación-y la orientación- es preparación para la vida, y se lleva a cabo a través de un itinerario personal determinado por circunstancias externas y opciones internas o propias. La orientación, pues, viene a contribuir a la maduración de la personalidad de cada discente y a la definición de su trayectoria vital.
En el Libro Blanco para la Reforma del Sistema educativo(1989) se enumeran las características del proceso orientador:
a) Ser continuo y ofertarse al alumno a lo largo de los distintos niveles y modalidades de su escolarización.
b) Implicar de manera coordinada a las distintas personas e instituciones que intervienen en la educación: profesores, escuela, familia, medio social.
c) Atender a las peculiares características de cada alumno.
d) Capacitar a los individuos para su propia autoorientación y crear en ellos de manera progresiva una capacidad y una actitud activa hacia la toma de decisiones fundamentadas y responsables sobre su propio futuro; primero, en la escuela, ante las distintas opciones educativas; y luego, ante las distintas alternativas de vida social y profesional.
No existe una definición única ni consensuda sobre el constructo orientación educativa, ya que, de hecho, los primeros enfoques en orientación, la consideraban como un hecho puntual enfocado a la orientación profesional. Veamos, a continuación, algunas de ellas.
Manuel Álvarez(1995) la define como “El proceso sistemático de ayuda, dirigida a todas las personas en período formativo, de desempeño profesional y de tiempo libre, con la finalidad de desarrollar en ellas aquellas conductas vocacionales que les preparen para la vida adulta, mediante una intervención continuada y técnica, basada en los principios de prevención, desarrollo e intervención social con la implicación de los agentes educativos y socioprofesionales” .
El concepto de orientación que parece más completo es el que se recoge en ”Orientación y tutoría” editado por el Ministerio de Educación y Ciencia en el año 1992, página 17 y siguientes, es aquél que entiende que la orientación se puede definir, en una triple vertiente, como:
.”Educar es orientar para la vida. Los aprendizajes han de ser: funcionales; estar en conexión con el entorno y orientar para el futuro”….
….”Asesorar sobre opciones alternativas. Ayudando a recorrer el itinerario educativo más adecuado”…
….”Es capacitar para el propio aprendizaje desarrollando capacidades metacognitivas y estrategias de control y manejo de procedimientos de aprendizaje”.
Por último, y como colofón, entiendo que la orientación educativa la podemos definir como un proceso continuo de ayuda, guía y asesoramiento al alumnado a lo largo de toda la escolaridad, encaminado hacia el desarrollo de la persona en todos sus aspectos (afectivo, emocional, familiar y social) facilitando respuesta a las necesidades y desplegando sus capacidades de forma que pueda producir el análisis, el conocimiento de sí mismo y de los demás, y la toma de decisiones adecuadas al contexto en el que se desenvuelve para el logro de un estado de bienestar.