Instrucciones de 21-05-2014 conjuntas de la SGE y de la SGFPEP de la CECD sobre la ordenación educativa y la evaluación del alumnado de EP y FPB y otras consideraciones generales para el curso 2014/15

https://docs.google.com/file/d/0B6e-roRyz00jY2ZXM1RQbDJhVVU/edit
La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa (en adelante, LOMCE), entró en vigor a los veinte días de su publicación en el BOE, afectando a numerosos aspectos del sistema educativo. Según el calendario de implantación establecido en la disposición final quinta de la Ley, las modificaciones introducidas en el currículo, la organización, objetivos, promoción y evaluaciones de los cursos primero, tercero y quinto de Educación Primaria y el primer curso de los Ciclos de Formación Profesional Básica(en adelante, FPB), se implantarán en el curso escolar 2014/15.
El currículo básico de la Educación Primaria queda establecido en el Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaría, publicado en el BOE de 1 de marzo. Los aspectos específicos de la FPB quedan regulados por el Real Decreto 127/2014, de 28 de febrero, por el que se se regulan aspectos específicos de la FPB de las enseñanzas de Formación Profesional del sistema educativo, se aprueban catorce títulos profesionales básicos, se fijan sus currículos básicos y se modifica el Real Decreto 1850/2009, de 4 de diciembre, sobre expedición de títulos académicos y profesionales correspondientes a las enseñanzas establecidas en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo,de Educación (LOE), publicado en el BOE de 5 de marzo.
Aún no se ha desarrollado la disposición adicional trigésima quinta de la LOE sobre “Integración de las competencias en el currículo” en la que se establece que “El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte promovetá, en cooperación con las Comunidades Autónomas, la adecuada descripción de las relaciones entre las competencias y los contenidos y criterios de evaluación de las diferentes enseñanzas a partir de la entrada en vigor de la Ley 0rgánica”. Esta última norma, sin tener carácter básico para el conjunto del Estado español, sí se hace necesaria para que las Administraciones educativas puedan abordar la planificación de las enseñanzas de Educación Primaria, toda vez que la LOE promueve la cooperación entre las distintas Administraciones para su elaboración.
La Comunidad Autnoma de Andalucía tiene competencia en materia educativa para elaborar las normas que desarrollan los citados Reales Decretos y adecuar a la realidad educativa andaluza los diferentes elementos de los niveles educativos que se implantan. Además, tal y como ha sido previsto por la propia LOMCE, los Gobiernos autonómicos han de complementar el currículo estableciendo los contenidos del bloque de asignaturas troncales y configurando la oferta formativa y los contenidos de los bloques de asignaturas especificas y de libre configuración autonómica. De igual forma se hace necesario adecuar la redacción de determinadas normas autonómicas a la obligada implantación de las modificaciones impuestas por la LOMCE.
Debido al escaso margen de tiempo que ha quedado entre la publicación de la legislación estatal-que ha de ser previa a la elaboración y aprobación de la regulación autonómica-y el inicio del próximo curso escolar, resulta imposible que la normativa andaluza pueda estar aprobada y publicada a tiempo, de manera que se informe adecuadamente a las familias y a los centros, y que éstos últimos realicen las adaptaciones de sus Proyectos educativos y establezcan las medidas organizativas y funcionales necesarias, antes del comienzo del próximo curso 2014/15. Todas estas circunstancias pueden crear graves dificultades para el normal desarrollo del funcionamiento de los centros y de la propia Administración Educativa.
Como consecuencia de lo expresado, se genera una situación de transición que afecta a la ordenación de las enseñanzas, además de a otros elementos del sistema educativo hasta la aprobación y publicación de la normativa autonómica. Por ello resulta ineludible tomar decisiones que permitan iniciar el próximo curso escolar con normalidad y seguridad para la comunidad educativa.
Con objeto de facilitar esta transición, la Secretaria General de Educación y la Secretaría General de Formación Profesional y Educación Permanente, en uso de las competencias que les atribuye la normativa vigente, dictan las presentes instrucciones.