Evaluación psicopedagógica

La evaluación psicopedagógica y la organización para la prestación de una atención educativa equitativa son actuaciones que realiza la Administración educativa en el ejercicio de las potestades que tiene conferidas para garantizar el derecho fundamental a la educación (artículos 71, 74 y disposición adicional vigesimotercera de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, modificada por la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa).

Pero…¿qué es? ¿De qué hablamos? Es el conjunto de actuaciones encaminadas a recoger, analizar y valorar la información sobre las condiciones personales del alumno  con el profesorado, con sus compañeros en el contexto del aula y del centro escolar escolar , con la familia y su competencia curricular, con objeto de delimitar sus necesidades educativas y fundamentar la toma de decisiones que permita proporcionar una respuesta educativa que logre desarrollar, en el mayor grado posible, las competencias y capacidades establecidas en el currículo.
La evaluación psicopedagógica es un proceso interactivo, participativo, global y contextualizado, que transcienda de un enfoque clínico de la evaluación y profundice en la detección de necesidades desde un enfoque holístico, ofreciendo orientaciones útiles y precisas para el ajuste de la respuesta educativa. Es competencia de:
-Los profesionales que desarrollan las labores de orientación educativa en en el caso de los centros privados concertados,
-Los Departamentos de Orientación en los Institutos de Educación Secundaria,
-Los Equipos de Orientación Educativa (EOE) de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

En Andalucía está reglamentado por la Orden de 19 de septiembre de 2002, por la que se regula la realización de la evaluación psicopedagógica y el dictamen de escolarización (BOJA nº 125, de 26-10-2002).

Anuncios

La nueva regulación de la evaluación psicopedagógica en Canarias: ¿por qué le llaman evaluación cuando quieren decir diagnóstico?

edit
En este documento-elaborado por Juan José Sosa Alonso, profesor del Departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de La Laguna(Tenerife)-se aborda las nuevas orientaciones y propuestas sobre evaluación realizadas por la Comunidad Autónoma de Canarias, argumentando la necesidad de seguir hablando de la expresión evaluación psicopedagógica, en detrimento de otras terminologías.

Orden de 14/02/96 por la que se regula la evaluación psicopedagógica y el dictamen de escolarización y se establecen los criterios para la escolarización de los alumnos con NEE

viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B6e-roRyz00jNTQ5NjQ4NmYtMmMxOC00ZjJjLWFhODMtMGZmZWFmYThiMDJi&hl=es
La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo reconoce en su artículo 36 el derecho que asiste al alumnado con necesidades educativas especiales(en adelante, NEE), sean temporales o permanentes, a disponer de los recursos necesarios para alcanzar dentro del sistema educativo los objetivos establecidos con carácter general para todos los alumnos; a tal fin establece que la atención a dicho alumnado se regirá por los principios de normalización y de integración escolar.
Al mismo tiempo, el artículo 37.3 de la citada Ley determina que la escolarización en unidades o centros de Educación Especial, sólo se llevará a cabo cuando las necesidades del alumnado no puedan ser atendidas en un centro ordinario, así como que dicha situación será revisada periódicamente de modo que pueda favorecerse, siempre que sea posible, el acceso del alumnado a un régimen de mayor integración.
Al cumplimiento de estos preceptos responde el Real Decreto 696/1995, de 28 de abril , de Ordenación de la Educación de los Alumnos con NEE. En efecto, a través de este Real Decreto se regulan las condiciones para la atención educativa de dicho alumnado en las distintas etapas y niveles, tanto en centros ordinarios como de educación especial. Estas condiciones afectan a la escolarización, a la mejora de la calidad de la enseñanza, a la propuesta curricular y a los recursos y apoyos complementarios.
La respuesta adecuada a las NEE del alumnado, asociadas a su historia educativa y escolar o debidas a condiciones personales de sobredotación o discapacidad psíquica, motora o sensorial, exige siempre tomar decisiones que tiendan a equilibrar las medidas específicas de adaptación y las medidas que hagan posible su participación en un contexto escolar lo más normalizado posible.
En este sentido, el proceso de toma de decisiones tendentes a ajustar en cada caso la respuesta educativa a las necesidades particulares del alumnado implica, por un lado, identificar y valorar de forma cuidadosa y precisa dichas necesidades, y, por otro, concretar la oferta educativa ordinaria o específica, que habrá de incluir las medidas y apoyos necesarios.
En este proceso, la participación de los padres o tutores ha de estar basada en una información objetiva y suficiente sobre las necesidades educativas de sus hijos y sobre la oferta educativa, de tal modo que esa información les permita una adecuada elección entre las diferentes posibilidades existentes.
El sistema educativo cuenta hoy con medios para afrontar con garantías dicha toma de decisiones en el marco de una escuela de calidad para todos los alumnos. No obstante, es necesario regular el proceso de valoración psicopedagógica, establecer los criterios de escolarización y determinar los procedimientos técnicos y administrativos adecuados. Todo ello con la doble voluntad de asegurar a los alumnos la respuesta educativa que mejor garantice su progreso personal, académico y social, y de orientar a los profesionales implicados y facilitarles su tarea.
En su virtud, previo informe del Consejo Escolar del Estado, y en aplicación de la Disposición Final Segunda del Real Decreto 696/1995, de 28 de abril, de Ordenación de la Educación de los Alumnos con NEE se dispone la siguiente norma.

Dictamen de escolarización

Es un informe fundamentado en la evaluación psicopedagógica en el que se determinan las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo, por presentar Necesidades Educativas Especiales (NEE) asociadas a discapacidad(intelectual, visual, auditiva o física), trastorno grave del desarrollo, trastorno de la comunicación, trastorno del espectro autista, trastornos graves de conducta, TDAH, otros trastornos mentales o por presentar enfermedad rara o crónica, en el que se concreta la propuesta de modalidad de escolarización y los apoyos, ayudas y adaptaciones que cada alumno requiera.
Es competencia de los Equipos de Orientación Educativa (EOE) de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.
En Andalucía está reglamentado por la Orden de 19 de septiembre de 2002, por la que se regula la realización de la evaluación psicopedagógica y el dictamen de escolarización (BOJA nº 125, de 26-10-2002).

Evaluación psicopedagógica

A partir del informe Warnock (Reino Unido, 1978) es cuando aparece lo que llamamos valoración (o evaluación) psicopedagógica. Es, pues, el primer hito dispositivo que sirve de fuente para el desarrollo legislativo que se produce, a partir de entonces, en Europa occidental.
Para tratar de llegar a una conceptualización sobre la terminología evaluación psicopedagógica creo que puede resultar conveniente definir los vocablos que lo integran.
¿Qué es evaluar? La evaluación-en educación-es una actividad o proceso sistemático de identificación, recogida o tratamiento de datos sobre elementos o hechos educativos, con el objetivo de valorarlos primero y, sobre dicha valoración, tomar decisiones (García Ramos, 1989).
La evaluación-entiende Tyler(1969), considerado como el padre de la evaluación educativa, por ser el primero en dar una visión metódica de la misma-es un proceso para determinar en qué medida se han logrado unos objetivos previamente establecidos y recoge información que permite formular juicios que sirvan de base para la toma de decisiones. La evaluación se realizará sobre: los aprendizajes de los alumnos; los procesos de enseñanza; sobre la propia práctica docente y sobre el propio centro, en particular y el sistema educativo, en general. Así, pues la evaluación de los aprendizajes de los alumnos, que puede ser inicial, formativa o continua y final, responde a la necesidad de valorar el proceso de enseñanza/aprendizaje. A. de la Orden (1989) argumenta que: “la evaluación, al prescribir realmente los objetivos de la educación, determina, en gran medida… lo que los alumnos aprenden y cómo lo aprenden, lo que los profesores enseñan y cómo lo enseñan, los contenidos y los métodos; en otras palabras, el producto y el proceso de la educación… querámoslo o no, de forma consciente o inconsciente, la actividad educativa de alumnos y profesores está en algún grado canalizada por la evaluación”.
Por tanto, la evaluación educativa ha de concebirse, pues, como el instrumento privilegiado para fomentar la mejora constante de los procesos de enseñanza-aprendizaje y la mejora del sistema educativo.

¿Qué es la psicopedagogía? Es el estudio del desarrollo psicológico del alumno, desde el punto de vista científico y su conocimiento para aplicar la ciencia pedagógica. Es el psicopedagogo-profesional de un centro o zona educativa que realiza funciones de orientación- el que realiza sus funciones en un contexto escolar que tiene que estar en consonancia con la manera en que se conciba la intervención psicopedagógica, en sentido amplio del término. En este sentido, Pérez Juste y García Ramos (1989), consideran que la evaluación psicopedagógica es el acto de valorar una realidad que forma parte de un proceso, cuyos momentos previos son los de fijación de las características a valorar y la recogida de la información de calidad sobre las mismas y cuyas etapas posteriores son la toma de decisiones en función del juicio emitido.
La evaluación psicopedagógica debe de ser un complemento de la evaluación curricular (o competencia curricular) ordinaria realizada por el tutor o docente de área y debe de realizarse en cooperación mutua entre los docentes del centro y el psicopedagogo.

El Art. 3 apartados 3, 4 y 5 del R. Decreto 696/1995, de 28 de abril, de ordenación de la educación de los alumnos con necesidades educativas especiales, recoge que, la identificación de éstos alumnos, medios complementarios que requieran y propuestas de escolarización se efectuarán por parte de los servicios de la administración educativa correspondientes (en este caso, Equipos de Orientación Educativa y Departamentos de Orientación). Dichas propuestas se recogerán en la evaluación psicopedagógica-que tendrá un carácter revisable en cuanto a las decisiones que se adopten en la misma-, en la que se tendrá en cuenta tanto las condiciones y características del alumno, así como las de su entorno social, familiar y escolar.
Vidal y Manjón (1992) definen la evaluación psicopedagógica como ” un elemento curricular que entra en acción en el momento en que tras haber realizado otras evaluaciones, se decide que es preciso recurrir a un grado mayor de especificidad que nos ayude a definir de manera precisa una posible adaptación curricular”.
La Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 14 de febrero de 1996, por la que se regula el procedimiento para la realización de la evaluación psicopedagógica y el dictamen de escolarización y se establecen los criterios para la escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales, considera que “se entiende la evaluación psicopedagógica como un proceso de recogida, análisis y valoración de la información relevante sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza y aprendizaje, para identificar las necesidades educativas de determinados alumnos que presentan o puedan presentar desajustes en su desarrollo personal y/o académico, y para fundamentar y concretar las decisiones respecto a la propuesta curricular y al tipo de ayudas que aquéllos pueden precisar para progresar en el desarrollo de las distintas capacidades”.

Orden de 19/09/2002, que regula la realización de la evaluación psicopedagógica y el dictamen de escolarización

El Decreto 147/2002, de 14 de mayo, por el que se establece la ordenación de la atención educativa al alumnado con Necesidades Educativas Especiales (en adelante, NEE) asociadas a sus capacidades personales, en el artículo 6, define la evaluación psicopedagógica y establece el momento de realización, los agentes y los cauces de participación en dicho proceso, y en el artículo 7, determina el contenido básico del dictamen de escolarización.
La atención educativa a las NEE del alumnado requiere la adopción de medidas específicas relacionadas con la escolarización, la adaptación del currículo y el empleo de materiales y recursos didácticos específicos, ajustadas a sus características y necesidades educativas, considerando sus circunstancias socio-familiares, su evolución escolar y la participación en el contexto escolar en condiciones de mayor normalización posibles.
Para adoptar estas medidas es preciso conocer de forma exhaustiva cuáles son las capacidades personales del alumno y los factores de orden cultural, escolar, social y familiar que inciden favorable o desfavorablemente en su enseñanza y en su aprendizaje. Este proceso que se denomina evaluación psicopedagógica, constituye el paso previo a la intervención educativa especializada o compensadora. La evaluación psicopedagógica podrá ser realizada por los Equipos de Orientación Educativa (en adelante, EOE), por los Departamentos de Orientación de los IES o, en su caso, por los profesionales dedicados a la orientación educativa en los centros privados concertados.
El dictamen de escolarización es un informe fundamentado en la evaluación psicopedagógica en el que se determinan las NEE y se concretan la propuesta de modalidad de escolarización y la propuesta de las ayudas, los apoyos y las adaptaciones que cada alumno requiera. El dictamen de escolarización es competencia de los EOE de la Consejería de Educación y Ciencia.
Esta es la normativa que regula en la Comunidad Autónoma de Andalucía el procedimiento para la realización de la evaluación psicopedagógica del alumnado con Necesidades Educativas Especiales (NEE).
d4.pdf

Evaluación psicopedagógica de la discapacidad intelectual ligera y del retraso límite: elementos y modos de evaluación

El objetivo de este trabajo es recoger información sobre la evaluación del alumnado con discapacidad cognitiva, por parte de los orientadores, incidiendo de forma específica en la metodología empleada para distinguir los que presentan capacidad intelectual límite de los que muestran discapacidad intelectual ligera.
VOL25_2_1.pdf

Manual de pautas de intervención psicopedagógica

Este Manual pretende ser una guía orientativa para la atención al alumnado con Necesidades Educativas Especiales (NEE) asociadas a diferentes grados y tipos de capacidades de orden físico, psíquico, cognitivo o sensorial. La finalidad del Manual es la servir de puente entre la teroría explicativa y la acción práctica, ofreciendo directrices básicas a tener en cuenta para la intervención de profesionales y familia.
manual-de-pautas-de-intervencion-psicopedagogica