Una historia de resiliencia

Tenemos que tratar de aceptarnos como somos y disfrutar de la vida como si fuera el último día”. Es el leitmotiv del investigador científico David Riaño Arribas-, más conocido como Dabiz, doctor en Ciencias Ambientales por la Universidad de Alcalá de Henares(Madrid), investigador emérito del CSIC y científico del Centro de Tecnologías Espaciales y Teledetección de la Universidad de California en Davis(Estados Unidos). Tras una brillante trayectoria, la Esclerosis Lateral Amiotrófica(en adelante, ELA) llegó a su vida a los 34 años, cuando estaba inmerso dirigiendo como investigador principal un proyecto financiado por la NASA. Actualmente, y gracias a ello, David continúa sus labores de divulgación con más fuerza que nunca empleando el poder de la performance, la música y la cámara para visibilizar diversas realidades que nos lleven hacia una sociedad más sostenible, democratizando el concepto de inclusión-, quien escribe y vive la vida con b de “buena”. Una VIDA con mayúsculas que merece ser compartida por su generosidad y determinación para seguir investigando acerca de la ELA, una enfermedad neurodegenerativa con la que convive desde hace 13 años, integrándola en su día a día con un humor extraordinario, propio de quien eleva el propósito de su vida al bien común. En este vídeo, el investigador confiesa que el documental ‘7 lagos, 7 vidas’ le ha dado una razón para seguir viviendo. Protagonista de un carrusel de emociones durante seis meses por Europa del Este, da voz a personas con diversidad funcional, y explica la ELA de manera tangencial en universidades, institutos y colegios. Un retrato cercano, transparente y honesto de lo que suponen las relaciones humanas dirigido por Víctor Escribano, y producido por José Luis López Linares, lleno de baños y curas de naturaleza en los que encontrar cobijo y libertad para reflexionar sobre las prioridades de la vida

Los siete saberes necesarios para la educación del futuro

En este videodocumental, Edgar Morin-Supervisor Científico del Proyecto “La vía de los 7 saberes”, ofrece su testimonio sobre esta aplicación digital educativa inspirada en su reconocida obra, publicada en 1999 por la UNESCO y que hoy ocupa un lugar de liderazgo permanente en la Biblioteca Digital de la organización-plantea los aspectos cruciales hacia los que debería orientarse la práctica educativa. Éstos son:

-El conocimiento está sujeto a la ilusión y el error.

-La educación debe capacitar a las personas para que puedan identificar los conocimientos clave.

-Reconocer la doble condición del ser humano: como individuo, con una identidad particular, y a la vez como miembro de un determinado colectivo.

-La educación debe tener una perspectiva planetaria. Esto significa que el desarrollo intelectual, afectivo y moral debe producirse a escala global y no solo en función del entorno inmediato.

-El principio de incertidumbre debe ser uno de los ejes de la educación.

-Desarrollar la comprensión. Se trata de la apertura empática hacia los demás.

-Promoción de prácticas democráticas y respeto por la diversidad.

El silencio y la felicidad

Nazareth Castellanos-Física teórica y doctora en Neurociencia por la Universidad Autónoma de Madrid(España)-nos habla de cómo una mente silenciosa es una mente feliz!. El exceso de pensamientos, la «mente de mono» como dicen los budistas, o la «loca de la casa» como explicaba Santa Teresa, hacen que la «red por defecto» se vea activada. La meditación ayuda a silenciar la «red por defecto», y por lo tanto a reducir nuestra actividad cerebral, lo que contribuye a sentirnos felices y en paz.

Los 4 tipos de apego infantil a la madre

En esta entrada, la Dra. Christina Balinotti-personalidad de televisión y radio, escritora, ensayista, conferencista institucional, bachiller en Ciencias sociales con estudios superiores en Psicología y tres años en Filosofía y Letras obtenidos en su país natal, Argentina. Ocho libros publicados, dos en Buenos Aires y cinco en la ciudad de Miami, donde reside y se desempeña como experta en temas de Psicología social y familia-expone los cuatro tipos de apego infantil a la madre. ¿Pero qué es el apego? Es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres o cuidadores que le proporciona la seguridad emocional indispensable para el buen desarrollo de la personalidad.

Para esta autora existen cuatro tipos:

-Apego seguro.

-Apego ansioso y ambivalente.

-Apego evitativo.

-Apego desorganizado.

Educar en el asombro

https://drive.google.com/drive/u/0/my-drive?hl=es

Esta publicación ha sido realizada por Catherine L’Ecuyer. Ha sido publicada por Plataforma editorial, Barcelona, en el año 2017, en su primer edición digital.

La educación es el argumento central de este libro. Con sensibilidad pedagógica y sentido de la oportunidad, Catherine L’Ecuyer entra en un asunto delicado y decisivo con coraje y honestidad. La autora manifiesta recoge el progresivo deterioro de la cuestión educativa y propone el asombro como inexcusable punto de partida de un aprendizaje profundo, exigente, consistente y lúdico.

Apoyada en pensadores y pedagogos de prestigio, reivindica que la educación es un viaje desde el interior de la persona hacia el exterior de su entorno, aventura maravillosa en la que los docentes tienen el rol de facilitadores. En lugar de inculcar sus conocimientos y teorías, de adoctrinar, deben ser estímulos potentes del motor interior de los niños. Inherente a ellos es observar, preguntar, escuchar, probar, decidir, hacer, actuar, errar, aprender, repetir, corregir, levantarse…etc. Desde una observación limpia y aséptica, sin pantallas mentales e ideológicas que distorsionen la realidad, el asombro es el padre imprescindible, y la duda, la madre discreta que lo acompaña.

En su valiente diagnóstico del momento presente, en su rescate de una infancia sometida a la sobreestimulación* de sus mayores, solicita un tiempo de calidad donde jugar y disfrutar sean determinantes.

* Es la recepción o exposición excesiva a estímulos que nos producen una fuerte reacción sensorial. Puede tratarse de todo tipo de estímulos: tecnológicos, luminosos, de movimiento, del gusto…Los efectos que tiene la sobreestimulación se resumen, como bien indica la autora, en que “con la sobreestimulación, baja la sensibilidad, sube el umbral de sentir y necesitamos cada vez más estímulos”. Es decir, cuando nos acostumbramos a recibir tantos estímulos, cada vez necesitamos recibir más cantidad y más intensidad para “saciar” o incluso entretener a nuestro cerebro.