Neuroeducación en el aula

En este vídeo, las ponentes Ana Rojo de la Vega-Psicopedagoga, Máster de neuroeducación y optimización de las capacidades y Orientadora del colegio Escuelas Pías de Zaragoza(España)-y Camino Felices Caudevilla-Licenciada en Psicopedagogía y Máster en Intervención en dificultades del aprendizaje y Profesora asociada de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza(España)-disertan sobre neurociencia y neuroeducación en el aula.

Guía para el acompañamiento emocional en la infancia durante el período de confinamiento

https://drive.google.com/drive/u/1/my-drive

Esta publicación ha sido realizada por Estela Mediavilla Espinosa, psicóloga del Ayuntamiento de Rota, Cádiz(España).

Esta guía surge de la necesidad de cuidar el vínculo emocional con los hijos, de forma especial en el período de confinamiento decretado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo-y las sucesivas prórrogas del mismo-que declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. A lo largo de la misma, la autora ofrece pautas y orientaciones para llevar a cabo durante este periodo.

Medir la felicidad para mejorar el bienestar social

En esta ponencia Alejandro Cencerrado Rubio-licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid(España), experto en Estadística y analista Big data del Instituto de Investigación de la felicidad de Copenhague (Dinamarca)-diserta sobre la felicidad.

En la misma se plantea una serie de interrogantes, tales como:

-¿Se puede medir la felicidad? La respuesta es: “Sí”. En el Instituto de Investigación de la felicidad de Copenhague lo llevan haciendo desde el año 2012. Según los estudios realizados por este centro pionero, la soledad es el factor que más incide en el bienestar individual y colectivo: “La soledad es el mal de nuestros tiempos, hemos comprobado que afecta a la felicidad de las personas incluso más que la salud física”, explica Cencerrado.

-¿Para qué sirve medir la felicidad? Según Alejando, “si llamamos a nuestra sociedad ‘sociedad del bienestar’, deberíamos tener una medida fiable y científica para saber si las personas son felices”. Algunos países ya están adecuando sus leyes y políticas a la felicidad de sus ciudadanos, como Bután o Nueva Zelanda. “Si lo único que utilizamos para medir el progreso social es el PIB, la productividad o el desempleo, nunca sabremos realmente qué está afectando al bienestar de la gente y tampoco podremos actuar sobre ello”, añade.

 

La soledad es el factor que más afecta a la felicidad

En esta ponencia Alejandro Cencerrado Rubio-licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid(España), experto en Estadística y analista Big data del Instituto de Investigación de la felicidad de Copenhague (Dinamarca)-diserta sobre la felicidad.

En la misma se plantea una serie de interrogantes, tales como:

-¿Se puede medir la felicidad? La respuesta es: “Sí”. En el Instituto de Investigación de la felicidad de Copenhague lo llevan haciendo desde el año 2012. Según los estudios realizados por este centro pionero, la soledad es el factor que más incide en el bienestar individual y colectivo: “La soledad es el mal de nuestros tiempos, hemos comprobado que afecta a la felicidad de las personas incluso más que la salud física”, explica Cencerrado.

-¿Para qué sirve medir la felicidad? Según Alejando, “si llamamos a nuestra sociedad ‘sociedad del bienestar’, deberíamos tener una medida fiable y científica para saber si las personas son felices”. Algunos países ya están adecuando sus leyes y políticas a la felicidad de sus ciudadanos, como Bután o Nueva Zelanda. “Si lo único que utilizamos para medir el progreso social es el PIB, la productividad o el desempleo, nunca sabremos realmente qué está afectando al bienestar de la gente y tampoco podremos actuar sobre ello”, añade.

Esta entrada es un extracto de Medir la felicidad para mejorar el bienestar social, publicada el 25-08-2020.

 

 

Adolescentes y confinados, ¿qué pueden aprender?

En este vídeo, la doctora estadounidense Lisa Damour-psicóloga especialista en adolescentes. Dirige la columna sobre adolescencia del ‘New York Times’, es colaboradora del canal americano CBS News y, además, es autora de los libros superventas ‘Untangled: Cómo guiar a tu hija adolescente por las siete transiciones hacia la adultez ’ y ‘Under Pressure: Hacer frente a la epidemia de estrés y ansiedad en las adolescentes’. Damour, compagina su consulta con la asesoría al Centro Schubert de Estudios Infantiles de Cleveland y es, además, la directora ejecutiva del Centro de Investigación para el Rendimiento Académico de las Niñas de la Laurel School. Una institución pionera en estudiar el poder de la mentalidad de crecimiento en las niñas, y que busca fomentar la educación sin estereotipos e involucrar a las jóvenes en los campos de STEM-analiza la situación de confinamiento desde la perspectiva de los adolescentes. “Los jóvenes no están acostumbrados a pasar tanto tiempo con sus pensamientos y con sus emociones. Están empezando a conocerse de formas completamente nuevas”, apunta. Damour incide en que esta es una situación difícil para todos, pero defiende que “adoptar una actitud positiva ante la incertidumbre y ser capaces de afrontar el malestar emocional, es el camino hacia la libertad”. Y concluye: “Somos más fuertes de lo que creíamos, esto aumenta nuestra capacidad de resistencia y nos ayuda a relativizar”.

Una sociedad sin educación sería un mal lugar para vivir

En este vídeo Eduardo Sacheri-escritor y profesor de secundaria. Licenciado en Historia en la Universidad de Luján(Argentina), logró popularidad en su país con sus cuentos de fútbol, pero consiguió el reconocimiento internacional por la adaptación cinematográfica de su novela ‘La pregunta de sus ojos’. La historia fue llevada a la gran pantalla de la mano del director Juan José Campanella y recibió, entre muchos otros galardones, el premio Óscar a la mejor película extranjera. Sacheri, referente de la literatura latinoamericana, ganó el Premio Alfaguara de Novela en 2016 por su obra ‘La noche de la Usina’-habla sobre sus pasiones: la enseñanza, la literatura y el fútbol. “Un trabajo en el que sentimos que de cierto modo hemos mejorado la vida de otro, me parece que es todo un privilegio y creo que enseñar incluye ese privilegio”, argumenta Sacheri.  Aunque da clases de Historia, intenta inculcar en sus alumnos su pasión por los libros: “Creo que la lectura te abre el mundo. Primero, porque te aproxima a otros mundos distintos al propio y además porque te llena de palabras”. Y justifica su gusto por usar el fútbol para explorar las idiosincrasias: “creo que mi literatura en general se nutre de mi vida cotidiana, de mis geografías, de la gente que me rodea, de los ámbitos que han poblado mi vida, y el fútbol es uno de esos ámbitos, es el juego que más me gusta.

Una sociedad sin educación sería un mal lugar para vivir

En esta ponencia Eduardo Sacheri-escritor y profesor de secundaria. Licenciado en Historia en la Universidad de Luján(Argentina), logró popularidad en su país con sus cuentos de fútbol, pero consiguió el reconocimiento internacional por la adaptación cinematográfica de su novela ‘La pregunta de sus ojos’. La historia fue llevada a la gran pantalla de la mano del director Juan José Campanella y recibió, entre muchos otros galardones, el premio Óscar a la mejor película extranjera. Sacheri, referente de la literatura latinoamericana, ganó el Premio Alfaguara de Novela en 2016 por su obra ‘La noche de la Usina’-dieserta sobre su pasión por la enseñanza y la literatura, sus dos profesiones. “Un trabajo en el que sentimos que de cierto modo hemos mejorado la vida de otro, me parece que es todo un privilegio y creo que enseñar incluye ese privilegio”, asegura. Sacheri, amante de la lectura, intenta inculcar en sus alumnos esta querencia: “Quien lee posee más herramientas para comprender la realidad, ni más ni menos, para operar sobre la realidad. Creo que la lectura te abre el mundo”.

Cociente theta/beta (NEBA) en el diagnóstico del trastorno por déficit de atención/hiperactividad

https://drive.google.com/drive/my-drive

Esta publicación ha sido realizada por Iván D. Delgado-Mejía, componente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas(CONICET), de Buenos Aires (Argentina); Iván D. Delgado-Mejía, M. Luisa Palencia-Avendaño, Carolina Mogollón-Rincón y Máximo C. Etchepareborda, pertenecientes al Laboratorio para el Estudio de las Funciones Cerebrales Superiores (LAFUN) de Buenos Aires(Argentina).

En julio del año 2013, la Food and Drug Administration(FDA) estadounidense aprobó el NEBA(sistema de ayuda para la evaluación neuropsiquiátrica basado en el electroencefalograma) como el primer dispositivo para la evaluación  complementaria del trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), basado en el electroencefalograma cuantificado (EEGq) e incluyendo la relación theta/beta estandarizada, cuyos resultados fueron consistentes con la evaluación clínica, tanto médica como psicológica, y es una herramienta útil para determinar si el TDAH es primario, secundario o comórbido a otro trastorno. Sin embargo, ninguna de las publicaciones, hasta la fecha especifica si se trata de un cociente theta/beta total, o theta/beta-1 y theta/beta-2, como tampoco se aportan datos para discriminar entre subtipos diagnósticos del TDAH.
El objetivo de este trabajo es cuantificar los cocientes theta/beta, a través del EEGq, en una muestra de pacientes rioplatenses con diagnóstico principal confirmado de TDAH, para comparar el patrón neurofisiológico según el subtipo diagnóstico. La muestra aleatoria estratificada de 62 sujetos de ambos sexos, de 8 a 17 años, distribuidos en dos grupos según subtipo diagnóstico, TDAH subtipo déficit de atención (n = 31) y TDAH subtipo combinado (n = 31).
Los resultados son que se confirman cocientes altos theta/beta-1 y theta/beta-2 en la región Cz, mayores a los cocientes en las áreas C3 y C4. Se encontraron diferencias moderadas y estadísticamente significativas entre los dos subtipos sólo en la banda beta-1 en las regiones occipitales. El análisis de la coherencia interhemisférica sugiere una asociación del pico de potencia cruzada con el subtipo diagnóstico, que para el subtipo combinado es el pico más rápido (10 Hz). No se encuentran diferencias importantes al analizar los espectros de fase, ni los cocientes theta/alfa.
A modo de conclusión, si bien la bibliografía científica, específicamente el sistema NEBA, plantea la importancia del cociente theta/beta en el diagnóstico diferencial del TDAH de muestras controles y otros trastornos del neurodesarrollo, es necesario discriminar entre beta-1 y beta-2.

Empleo del Electroencefalograma de un solo electrodo en la evaluación del trastorno por déficit de atención/ hiperactividad

https://drive.google.com/drive/my-drive

Esta publicación ha sido realizada por Inmaculada Moreno-García, Susana Meneres-Sancho, José A. Lora-Muñoz, componentes de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla(España); y Mateu Servera, profesor de la Facultad de Psicología de la Universitat de les Illes Balears, Palma de Mallorca(España).

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) mantiene un diagnóstico basado en datos conductuales a pesar de su implicación en modelos neuropsicofisiológicos. El registro del electroencefalograma (EEG) monopolar centrado en diferenciar a los niños con TDAH frente a los controles en función de una mayor ratio theta/beta se ha propuesto desde hace tiempo como una alternativa para objetivar el diagnóstico y guiar la intervención basada en neurofeedback, pero sus resultados han resultado controvertidos.

El objetivo de este trabajo es analizar la viabilidad en entornos clínicos del uso único electrodo para detectar diferencias en los principales ritmos cerebrales, y especialmente en la ratio theta/beta, en niños con diagnóstico de TDAH, sobre tareas con distinta demanda de esfuerzo cognitivo, y controlando las variables subtipo de edad y sexo. Para ello, se evaluaron a 92 niños (rango: 7-13 años) con diagnóstico de TDAH en un registro de EEG monopolar sobre cuatro tareas (reposo, lectura, escucha activa y copiar una figura). Se obtuvieron siete medidas basadas en ritmos EEG lentos y rápidos, más la ratio theta/beta.

En los resultados del estudio no hubo diferencias por subtipos de TDAH. La tarea de mayor demanda cognitiva obtuvo en general las amplitudes de onda más elevadas. Los participantes más pequeños y los varones presentaron en general una ratio theta/ beta y amplitudes en las ondas lentas más elevadas en todas las tareas investigadas, y mostraron una mayor tendencia a problemas de regulación atencional.

A modo de conclusión, el registro monopolar y la ratio theta/beta son una alternativa viable en el ámbito clínico, al menos para complementar la evaluación del TDAH.

 

Funciones ejecutivas

 

https://drive.google.com/drive/my-drive

Esta entrada procede de un documento extraído de la red, en fecha 29-01-2020, que forma parte de una colección llamada Aprender a motivar, módulo 6.

Se puede definir este constructo como un conjunto de habilidades implicadas en la generación, la supervisión, la regulación, la ejecución y el reajuste de conductas adecuadas para alcanzar objetivos complejos que requieren de un abordaje novedoso y creativo (Gilbert y Burguess, 2008; Lezak, 2004; según A. Verdejo-García y A. Becchara, 2010).

Reconocimiento de emociones faciales en niños con TDA/H

https://drive.google.com/drive/my-drive

Esta publicación ha sido realizada por María Buongiorno, Esteban Vaucheret y Marian Giacchino, componentes del Servicio de Neurología infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires(Argentina); Paula Mayoni, Anaía Polín y María Pardo, pertenecientes a Neurología Infantil de Buenos Aires(Argentina).

En niños con trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), se observan dificultades en las relaciones interpersonales que se atribuyen a una afectación en las habilidades de reconocimiento de emociones faciales. Los estudios realizados no siempre tuvieron presente la naturaleza del estímulo seleccionado en pediatría, lo cual es fundamental porque la familiaridad en los rostros, en cuanto a sus características fisonómicas, favorece el reconocimiento de las expresiones.

El objetivo del presente trabajo es identificar el perfil de reconocimiento de emociones en sujetos pediátricos con TDAH, utilizando como estímulo fotos de niños y niñas.  Para ello, se analizaron los resultados obtenidos de 54 participantes de 7-13 años divididos en dos grupos: 26 en el grupo control y 28 en el grupo con TDAH. Realizaron una evaluación con la escala de inteligencia de Wechsler para niños (WISC-V), el Conners’ Continuous Performance Test II (CPT-II) y el Child Affective Facial Expression set (CAFE).

Los resultados muestran que  el grupo con TDAH mostró un rendimiento menor en el reconocimiento de emociones en general, con mayor dificultad en el reconocimiento de enojo, sorpresa y expresión neutral en particular. No se encontró una relación entre el reconocimiento de emociones y la edad, el sexo, el cociente intelectual total o las variables de atención del CPT-II.

A modo de conclusión, los sujetos con TDAH presentan déficits en el reconocimiento de emociones, especialmente en el reconocimiento de enojo, sorpresa y expresión neutral, que podrían explicar las dificultades en la interacción y deberían tratarse dentro del marco terapéutico.