Saber concentrarse es más decisivo para un niño que su coeficiente intelectual

Apoyado en las últimas investigaciones neurocientíficas, Daniel Goleman-psicólogo, autor del libro ‘Inteligencia emocional” y cofundador de la Academia para el aprendizaje colaborativo, social y emocional- explica en este vídeo la importancia fundamental que juega hoy la capacidad de atención, ya sea como una forma de autocontrol, para mejorar la empatía con los demás o la comprensión del mundo que nos rodea, así como los beneficios de su entrenamiento: “La práctica de la atención es como un músculo. Si no lo utilizamos se debilita; si lo ejercitamos, se fortalece”, afirma. “El control cognitivo y la concentración pueden ser más decisivos para la vida de un niño que su coeficiente intelectual”, concluye.

Anuncios