Impacto socioeconómico del TDAH

https://drive.google.com/drive/my-drive
Esta publicación es una obra colectiva y ha sido coordinada por el Dr. César Soutullo, director de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente del Departamento de Psiquiatría y Psicología Médica de la Clínica Universidad de Navarra(España).
El TDAH tiene repercusiones en la vida del niño, ya que va a tener dificultades académicas (el 20% del fracaso escolar se debe al TDAH), dificultades para relacionarse y adaptarse a su entorno, y problemas familiares. Esto afecta a su autoestima, pudiéndole provocar ansiedad y depresión. Si, además, el paciente vive en una familia desestructurada o marginal, ha sido diagnosticado tardíamente y, por ello, ha desarrollado otras comorbilidades, o muestra una conducta desafiante, las repercusiones sobre su vida cotidiana se agravan todavía más.
Según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, 2004), los niños y adolescentes con TDAH muestran las siguientes conductas en el ámbito escolar:
• Pueden llegar a tener dificultad para escuchar cuando se les habla directamente, por ejemplo, cuando les habla el profesor.
• Les cuesta seguir la información o las normas de los juegos y pueden tener dificultad para prestar atención a las actividades o tareas asignadas.
• Son alumnos que se distraen fácilmente, con ruidos que a una persona sin TDAH pueden pasarles inadvertidos (por ejemplo la bocina de un coche).
• Presentan dificultad con los trabajos de clase que requieren un esfuerzo mental continuado.
• Suelen presentar el trabajo desordenado y sin haberle dedicado la más mínima atención.
• Suelen moverse excesivamente o retorcerse en sus sillas, tamborilear las manos sobre la mesa o no parar de mover las piernas, lo cual molesta a los compañeros.
• Se precipitan con la respuesta ante una pregunta del profesor, interrumpiendo al profesor y al resto de alumnos y tienden a cambiar de una conversación a otra o a cambiar de una actividad a otra sin haber terminado la anterior.
Según Barkley, el cerebro de los afectados por TDAH madura con entre 2 y 3 años de retraso comparado con personas sin TDAH. Esta falta de inhibición les hace ser impulsivos y su falta de capacidad visual les hace no cooperar, no compartir, no interactuar en grupo, no imitar y no tener un sentido del tiempo. El fallo en la memoria del trabajo verbal les hace tener una pobre autodescripción, autoinstrucciones y tener problemas con lo que oyen, leen o ven. Su pobre capacidad emocional les hace no tener control de las frustraciones y de las emociones. Su fallo en la función de la habilidad para solucionar problemas les impide automotivarse, solventar problemas y recopilar información, transformándola en un narrativa coherente (Barkley RA., 1997) (Brown TE., 2002).
Según el Proyecto PANDAH, los niños con TDAH se valoran a sí mismos más negativamente, con más problemas, más impopulares y menos felices que los niños de su misma edad.
Los niños con TDAH pueden tener mayor frecuencia de problemas de conducta. En términos de comportamiento hubo un número significativamente mayor de chicos de 13 y más años con TDAH que sin TDAH que participaron en peleas (22% y 4% respectivamente), o que consumían cantidades excesivas de alcohol (11% y 5% respectivamente) (Young S. et al, 2013).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s