Decreto 42/2002, de 12 de febrero, del régimen de desamparo, tutela y guarda administrativa

https://drive.google.com/drive/my-drive
La protección de los menores es un principio rector de la política social que debe informar la actuación de los poderes públicos, según disponen los Artículos 39 y 53.3 de la Constitución. En este sentido, la Comunidad Autónoma de Andalucía, en ejercicio de las competencias asumidas en el artículo 13, apartados 22 y 23, del Estatuto de Autónoma, aprobó la Ley 1/1998, de 20 de abril, de los derechos y la atención al menor, en la que se regula, de conformidad con la legislación civil, el desamparo, la tutela y la guarda administrativa, como instrumentos de protección de los derechos de los menores. No obstante, es necesario proceder al desarrollo reglamentario de dichos mecanismos de protección al objeto de establecer procedimientos que garanticen la efectividad de los derechos de los menores, a través de una intervención administrativa que cumpla dos objetivos: por una parte, evitar y, en su caso, poner fin a situaciones de maltrato y de desprotección, y, por otra, colaborar con la familia de los menores para proporcionarles una asistencia que ésta no pueda asumir de forma temporal.
Asimismo, la especificación de los derechos de los menores cuando estos se hallan sujetos a medidas de protección debe contribuir a prevenir que la desasistencia de la familia no se sustituya por un maltrato institucional. Para ello, se establece, como criterio prioritario, que las resoluciones que hayan de adoptarse en los diversos procedimientos de protección no se tomen prescindiendo de la intervención de los menores, sino teniendo en cuenta su opinen, porque estos, antes que meros sujetos pasivos de la actuación administrativa, deben ser reconocidos como auténticos participes y protagonistas de cuantas decisiones afecten a su situación personal, familiar y social.
Finalmente, aun cuando el interés de los menores es la razón de ser de los procedimientos de protección que se regulan, no puede obviarse los derechos que asisten a los padres en relación con sus hijos, de forma que las limitaciones que se impongan sobre los mismos han de encontrar una fundamentasen razonable. Por ello, en dichos procedimientos cobran especial relevancia, a fin de garantizar que no puedan producirse situaciones de indefensión, la información a los padres, la posibilidad de estos de realizar alegaciones y pruebas con el conveniente asesoramiento jurídico, y la práctica de una audiencia previa a la adopción de la resolución administrativa. No obstante, se prevé una declaración provisional de desamparo para el desarrollo de una actuación administrativa de carácter inmediato en los casos en que se halle en grave riesgo la integridad física o psíquica de los menores.
En su virtud, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el Artículo 26.5 de la Ley 6/1983, de 21 de julio, del Gobierno y la Administración de la Comunidad Autónoma de Andalucía y por la Disposición Final Primera de la Ley 1/1998, a propuesta del Consejero de Asuntos Sociales, de acuerdo con el Consejo Consultivo de Andalucía y previa deliberación del Consejo de Gobierno en su reunión del día 12 de febrero de 2002, se dispone la presente norma.

Relación entre el funcionamiento ejecutivo y la conducta en niños con parálisis cerebral

https://drive.google.com/drive/my-drive
Los autores de esta publicación son: Vega Muriel, Alberto García-Molina, Celeste Aparicio-López, Antònia Enseñat y Teresa Roig-Rovira, pertenecientes al Institut Guttmann; Institut Universitari de Neurorehabilitació de la Universitat Autònoma de Barcelona(España).
La parálisis cerebral se define como un grupo de trastornos del desarrollo del movimiento y la postura que cursa con déficits cognitivos, alteraciones emocionales, de conducta y sociales.
El objetivo de este estudio es estudiar la relación entre el funcionamiento ejecutivo y la conducta en niños con parálisis cerebral a partir de las respuestas aportadas por padres y profesores en el Behavior Rating Inventory of Executive Function(BRIEF) y el sistema de evaluación de la conducta adaptativa(ABAS-II). La muestra quedó formada por 46 niños con parálisis cerebral, con una edad media de 10,26 ±2,95 años. Del total, 44 niños se distribuyeron en el Gross Motor Function Classification System(GMFCS) en nivel I (n = 16), nivel II (n = 3), nivel III (n = 11), nivel IV (n = 10) y nivel V (n = 4). Los resultados mostraron relación entre el BRIEF y el ABAS-II; además, se obtuvieron discrepancias entre las respuestas aportadas por padres y profesores, tanto en el ABAS-II como en el BRIEF. Asimismo, se halló relación entre el GMFCS y los subíndices de vida en el hogar, índice práctico y autocuidado del ABAS-II.
Conclusiones. Se encontró relación entre el funcionamiento ejecutivo y la conducta adaptativa en niños con parálisis cerebral. Se hallaron discrepancias en las respuestas aportadas por padres y profesores. Por último, los datos muestran que, a mayor afectación motora, mayores dificultades en el hogar, en el índice práctico y en el autocuidado.